Café de Papel

Te invito a compartir un café diferente conmigo. Escoge tu rincón favorito, siéntate y hablemos de comunicación, periodismo, salud, divulgación… Eso sí, sin prisas.


Deja un comentario

No te pierdas la jornada ‘Comunicación en Conflictos Armados’ este jueves en la Universidad de La Laguna

El salón de actos de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de La Laguna (ULL) acoge este jueves 7 de noviembre en horario de mañana y tarde, y entrada libre, una jornada interesante para periodistas y curiosos que  deseen conocer cómo abordar la información periodística en contextos de guerra y crisis humanitaria en áreas de conflicto.

Conoceremos las trayectorias y consejos de Rosa María Calaf, Nicolás Castellano, Pepe Naranjo o Gemma Parellada, entre otros.  Entre los ponentes encontraremos reconocidos periodistas forjados en estas situaciones que ofrecerán su experiencia y conocimiento sobre la compleja fórmula que manejan medios de comunicación, fuerzas militares y entidades cooperantes en estos entornos bélicos.

Las mesas redondas podrán seguirse en streaming. Más información en el programa del curso: http://www.ull.es/Private/folder/centros/cci/cursos/programa.pdf

conferencia periodismo ull

Anuncios


Deja un comentario

Un café con… Begoña Ávila

En Canarias ahora mismo hay pocos periodistas científicos con ‘denominación de origen’ o que tengan la fortuna de dedicarse profesionalmente a esta especialidad en un medio de comunicación. Hace dos semanas presentamos esta sección entrevistando a un compañero que sí ha conseguido mantenerse a flote, Juanjo Martín. Pero en este blog tienen cabida todos aquellos que trabajando en otras secciones más diversas han hecho un guiño a las noticias de contenidos medioambientales, tecnológicos, biomédicos o científicos.

Resulta interesante conocer la opinión de estos profesionales que, a menudo, se dejan seducir por este tipo de información a la que descubren de inmediato su importancia y lo atractivos que pueden resultar sus mensajes dándolos a conocer con rigor.   Es el caso de Begoña Ávila, periodista de la Cadena SER en Canarias. Afronta cualquier reto diario con una sonrisa, le apasionan los reportajes y el periodismo de calle. Su voz, inconfundible en las ondas, transmite a los oyentes la misma sensación de quienes tenemos la suerte de conocerla: honestidad, buen hacer. Su gran capacidad de escucha es un valor añadido y quizá sea precisamente esta cualidad la que le permite descubrir a los oyentes el lado más humano de la ciencia.

Licenciada en Turismo y en Periodismo por la Universidad de La Laguna, su desembarco en los medios tuvo lugar en Teide Radio-Onda Cero. Unas prácticas llevaron a otras en Radio Club Tenerife-Cadena SER durante 2005 y en este buque insignia de la radio en Canarias permanece hoy en día, donde ha llevado el timón de mando de los Matinales, Hora 14 Canarias y Hora 25, además de una temporada de  La Ventana de Canarias. Versátil en el mundo 2.0 se maneja con soltura por Twitter como  @BAvilaR y permite que le sigan la corriente en su blog  http://corrientefria.blogspot.com.

Si quieren conocer su opinión sobre el mundo de la prensa y su relación con los protagonistas de periodismo científico, dedíquenle a esta entrada diez minutos.
1. Te dedicas al periodismo porque… Desde pequeña he visto a mi padre leyendo la prensa y pegado a la radio. Él me inculcó que si quería enterarme de lo que pasaba a mi alrededor debía acceder a los distintos medios que tenía a mi alcance. Si yo le preguntaba: Papá, ¿por qué pasa esto? Él me respondía: mira el periódico. Con el tiempo me di cuenta de que si yo me hacía preguntas que los medios me podían responder: ¿por qué no ser yo algún día quien lo contara? Siempre he sido muy curiosa; allí donde hubiese un grupo de gente arremolinada, iba yo colándome entre todos para llegar la primera. Luego salía y se lo contaba al resto. Con 8 y 9 años editaba ya mis propios periódicos en el colegio. Ya entonces supe que mi futuro estaba, sí o sí, en el periodismo.

2. Lo mejor de esta profesión es… La cantidad de gente que conoces y las cosas que aprendes. Tanto de asuntos relacionados con el día a día, como con temas específicos; entre ellos, obviamente, la ciencia.

3. Los mayores problemas de un periodista a la hora de hacer su trabajo son… La escasez de tiempo para ahondar en temas sobre los que, si se dedicara más, se podrían extraer conclusiones interesantes de cara a la población. Pensándolo bien, la ciencia y el periodismo no distan mucho en ese sentido. Para encontrar el antídoto para una enfermedad, pueden pasar años en los que hay mucho “ensayo-error”… En el caso de los periodistas, si investigamos algo y a la primera nos da “error”, probablemente debamos dejar ese tema aparcado, porque la vida sigue y el ritmo de nuestra profesión nos obliga a dejar ese asunto de lado. Quién sabe si será por un tiempo hasta que la vorágine nos permita retomarlo, para siempre, o hasta que un profesional de otro medio lo saque, lo cual, como periodista, suele doler mucho más.

4. La situación actual del periodismo es… Francamente mala. Existen muchísimos periodistas muy válidos en las listas del paro. Personas de las que he aprendido muchas de las cosas que sé actualmente sobre la profesión y con gran capacidad resolutiva ante los problemas a los que nos enfrentamos día a día. Sin embargo, a veces nos olvidamos de que los medios son empresas que buscan resultados económicos, olvidando el importante papel que desempeñan. Hoy no es difícil que cualquier informativo de televisión te cuente exactamente las mismas noticias que uno de radio, o un periódico. Y es una pena. Porque lo bonito y lo sano que debería tener nuestra profesión es precisamente la búsqueda de LA NOTICIA. Y no solo eso. La comunicación se encuentra en un proceso de cambio constante. Internet y las nuevas tecnologías ofrecen posibilidades impensables hace tan solo un lustro. Pero la falta de profesionales, y en consecuencia de tiempo, hace que las estemos dejando escapar delante de nuestras narices.

5. Un reto profesional. Seguir aprendiendo. De mis compañeros y de mis errores. Tengo mucho espíritu crítico conmigo misma. Cuando hago una crónica o termino un informativo o un programa, nunca me quedo satisfecha del todo. Por eso, siempre me propongo que mañana saldrá mejor. No creo que ambicionar mucho más allá de eso sea sano. Pero por supuesto que me gustaría seguir creciendo como profesional. ¿A quién no?

6. ¿Qué titular te gustaría poder dar algún día? Soy periodista de radio. Y me encanta la acción. Contar aquello que está pasando en el momento en el que lo estoy viendo. Así he vivido los momentos más gratificantes de mi aún corta carrera. Lamentablemente ese tipo de periodismo suele estar relacionado con sucesos o catástrofes que afectan a personas, generalmente desconocidas para la mayoría. Sin embargo, ahí me he dado cuenta de la increíble capacidad del ser humano de ayudarse el uno al otro en la adversidad. Así que tener la posibilidad de hablar con cualquier héroe anónimo es para mí el mejor titular que podría dar.

Si me preguntas exclusivamente por un tema científico, me encantaría poder decir que la investigación de la hiperoxaluria primaria, que lleva el equipo del doctor Eduardo Salido, en el Hospital Universitario de Canarias y la Universidad de La Laguna, se da por concluida y que tiene cura. Hablo de esta enfermedad “rara” o “huérfana” porque sé que es la que se estudia en las islas. Sin embargo, existen otras muchas, incluso conozco casos de Ataxia de Friedrich, que ojalá pudiera anunciar que han hallado solución.

7. Divulgar e informar sobre temas científicos supone para ti… Un reto absoluto. Admiro a todos los profesionales de la ciencia que son capaces de “vivir” en un laboratorio, o trabajar día a día con el objetivo de cuidar a las personas y salvar vidas. Poder hablar con cualquiera de ellos me lleva a documentarme para poder hacer del tema lo más interesante posible al oyente. Está claro que ni todo el mundo entiende de ciencia, ni le interesa; el reto es establecer una relación de confianza con el entrevistado (que no en todos los casos está acostumbrado a ser preguntado por su trabajo en público) y mostrar al oyente que sus respuestas pueden ser interesantes para conocer un poco más la labor que realizan nuestros científicos y sanitarios.

8. ¿A la sociedad le interesa la ciencia? Depende del área específica que se trate. Por experiencia sé que todo lo relacionado con la astronomía y las ciencias naturales son las que más atraen a la población. Sin embargo, depende de cómo se aborde el tema. Es decir: tú le puedes preguntar a alguien si le interesan las matemáticas y muchos te responderán que no. Sin embargo, si escuchan una entrevista a un grupo de niños que son capaces de resolver operaciones larguísimas, gracias a una técnica en la que se utiliza el ábaco, es probable que la escuchen. De igual manera, en el caso de la medicina: no es lo mismo decir: “hoy vamos a hablar de trasplantes” a exponer: “vamos a contar cómo un grupo de personas del Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria viven pegados al móvil por si deben incorporarse a trabajar. Son conscientes de que de su rápida respuesta depende que salven varias vidas. Son el equipo de trasplantes”.

9. Un área de investigación que resulte atractiva. Probablemente la que más me llame la atención sea la neurología. La increíble relación que existe entre nuestro pensamiento y nuestras acciones. El cerebro parece pequeñito… Pero creo que el que manda en nosotros es él.

10. ¿Hay ‘química’ entre periodistas y científicos? Tanto unos como otros somos personas, y como tales, depende de la predisposición por ambas partes. Mi experiencia hasta ahora ha sido totalmente positiva. Cierto es que alguna vez he recibido un “no” por respuesta ante una entrevista sobre alguna investigación en curso, pero si te soy sincera, hasta lo entiendo. Es como si le pidieras a un artista que te enseñara su cuadro antes de terminarlo. Salvando las distancias, el trabajo del científico es investigar; y como el mío es informar, suelo ser bastante cabezota e insistir cuando un tema me interesa. En ocasiones es cuestión de empatía.


2 comentarios

Patente de corso contra los ‘superbichos’

En Reino Unido las llaman “superbichos” (superbugs) y se encuentran custodiadas bajo grandes medidas de seguridad por su gran riesgo biológico. Son bacterias multirresistentes capaces de plantar cara a los medicamentos más potentes y se reproducen en lugares donde apenas se dan condiciones de vida para sobrevivir  en el caso de otras bacterias más débiles, como por ejemplo, los quirófanos de los centros hospitalarios.

Se trata de un problema de salud pública mundial que afortunadamente en España está bajo control gracias a las numerosas medidas puestas en marcha en los hospitales para mantener a raya a este tipo de infecciones hospitalarias(nosocomiales). 

La cultura de la automedicación está produciendo daños irreparables, como el hecho de que las propiedades de los antibióticos ya no sean tan eficaces en el cuerpo humano, de ahí que científicos de todo el planeta estén buscando soluciones a esta situación. Una pasa por la medicación responsable, la segunda, por hallar antibióticos realmente poderosos.

Siguiendo esta segunda línea de trabajo se encuentran varios investigadores canarios que recientemente han patentado dos nuevos compuestos con “magníficas” propiedades antibióticas contra estas bacterias patógenas multirresistentes, según explican los propios científicos.

Los investigadores Félix Machín y Sebastián Méndez, del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria (HUNSC), junto a Ángel Gutiérrez y Ana Estévez del Instituto Universitario de Bio-Orgánica de la ULL (IUBO) y Carina Casero, de la Universidad Nacional de Río Cuarto (Argentina) son los responsables de este descubrimiento patentado a través de la OTRI de la Universidad de La Laguna, que han obtenido a partir de los recursos naturales de una planta argentina. Este grupo de investigación fue capaz de aislar y caracterizar como antibióticos varios compuestos de esta planta. Algunas de estas moléculas tienen “propiedades superiores incluso a muchos antibióticos comerciales, con la particularidad de que las cepas bacterianas multirresistentes siguen siendo muy sensibles a estos nuevos antibióticos”.

 

Los inventores de estas patentes esperan ahora poder dar un segundo paso, que consiste en ampliar sus estudios con el objetivo de demostrar que podrían ser usados satisfactoriamente en pacientes y, por tanto, comercializados como nuevos medicamentos. La introducción de estos compuestos en el tratamiento contra infecciones causadas por bacterias multiresistentes hasta ahora consideradas casi intratables, significará un gran avance en la prevención, control y tratamiento de las enfermedades infecciosas.