Café de Papel

Te invito a compartir un café diferente conmigo. Escoge tu rincón favorito, siéntate y hablemos de comunicación, periodismo, salud, divulgación… Eso sí, sin prisas.


Deja un comentario

El cáncer en los medios de comunicación. Todos juntos es posible.

El cáncer es una de las enfermedades que más páginas y minutos ocupa en prensa, radio, televisión -sería interesante estudiar qué impacto tiene en redes sociales- y no es de extrañar si tenemos en cuenta alguno de estos datos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) detalla que esta patología fue la responsable del fallecimiento de 7’6 millones de personas en todo el mundo durante 2008, casi un 13% del total, convirtiéndose en una de las principales causas de muerte a escala planetaria y por tanto, en asunto de vital importancia desde el ámbito de la salud pública.

Sabiendo que un 30% de las muertes por cáncer se deben a factores de riesgo externos que podrían controlarse (sobrepeso, dieta poco saludable sin frutas ni verduras, poco o nulo ejercicio físico, consumo de tabaco y alcohol), todas las instituciones involucradas directa e indirectamente con esta enfermedad iniciaron hace años una campaña de mensajes en positivo, cuyo principal valor reside en la prevención, la detección precoz y la esperanza de sobrevivirla, y si no fuese así, al menos de afrontarla dignamente con cuidados paliativos.   De hecho, hoy 4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer 2012, el lema lanzado desde la OMS es ‘Juntos es posible’.

No cabe ningún tipo de duda de que los medios de comunicación somos corresponsables en la difusión de estas premisas y por tanto, debemos  hacerlo desde el rigor científico: 

  • Cerrando el paso a teorías milagrosas y falsas creencias para así desmontar mitos
  • Evitando titulares inciertos y/o confusos con datos erróneos
  • No generando en los encabezamientos o en las presentaciones falsas expectativas; tampoco frivolizar ni restar importancia.
  • Promoviendo el conocimiento social de la enfermedad (y de la salud) acercándonos al paciente, a la sociedad en general y a los expertos, empleando de manera correcta las fuentes de información
  • Aclarando el lenguaje científico-técnico con el fin de hacerlo comprensible y asimilable para todos.
  • Prescindiendo del eufemismo: llamar a la enfermedad por su nombre, cáncer.
  • Convirtiendo nuestro trabajo en una herramienta educativa más para la sociedad, informando sin alarmar pero desde una perspectiva crítica.

En este sentido, es recomendable la lectura de la guía de estilo elaborada por Pfizer para periodistas que deben familiarizarse con el cáncer y su abordaje lingüístico.  (https://www.pfizer.es/actualidad/Recursos/Guia_estilo_enfermedades/guia_estilo_salud_medios_comunicacion_cancer.html

Informar en positivo. Un ejemplo: la Unidad de Linfedema del HUNSC

Incidiendo en este último punto, en los medios de comunicación como plataforma divulgativa para profundizar en el conocimiento del cáncer y de sus actores principales, quiero mostrarles un ejemplo de cómo una noticia, con el enfoque adecuado y un cuidado tratamiento periodístico, es capaz de informar y educar en torno al cáncer sin obviar la realidad de esta patología.

Existen piezas y artículos muy buenos que podemos encontrar a diario, pero hoy me parece un buen día para mostrarles -por proximidad y porque se sale de la tónica habitual de la información estadística- el trabajo que realizan los profesionales de la Unidad de Linfedema del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria (HUNSC), en Tenerife. En 2011 cumplieron doce años trabajando para y por los pacientes, en su mayoría mujeres, que se han sometido a cirugía de cáncer de mama (mastectomía)  o cáncer de piel (melanoma) y requieren de asesoramiento, cuidados y rehabilitación individualizados, atendiendo además a usuarios que acuden diariamente de forma ambulatoria para controlar su linfedema.

Mª Carmen Negro y Julia Expósito son las fisioterapeutas de esta unidad y entre sus objetivos destacan aconsejar sobre la prevención del edema de acuerdo a la particularidad de cada paciente  desde una “perspectiva profesional, rigurosa y científica para luchar contra el desconcierto, el estrés y la ansiedad que supone enfrentarse a un cáncer de mama y sus efectos secundarios”.

Esta información, que podría pasar desapercibida, fue muy bien acogida en prensa, radio y televisión. Los periódicos regionales y las agencias de noticias,  así como Antena 3 Canarias (http://www.youtube.com/watch?v=phB_tsoSNUY), RNE (http://www.rtve.es/a/1196028), Cadena COPE, Cadena SER y Canarias Radio,  se interesaron por el trabajo de estas profesionales y difundieron en sus respectivos programas una de las tantas caras que muestra el cáncer.  


BIBLIOGRAFÍA 



Deja un comentario

Antena 3 Canarias, premiada por la Sociedad Española de Oncología Médica

El tratamiento de la información sanitaria en los medios de comunicación puede abordarse desde ópticas tan variadas como la visión científica, investigadora y su práctica clínica, la gestión económica y administrativa de los recursos y por supuesto, desde la perspectiva social. Es la manera en la que los periodistas interpretan cómo influye en la población todo lo concerniente al ámbito de la salud.

Si comunicar acerca de esta especialidad supone un reto añadido a la profesión periodística, lo es más cuando se realiza desde el lado más humano en el que convergen pacientes, usuarios y profesionales sanitarios, donde debe primar el rigor, el respeto y el sentido común ante situaciones complejas y delicadas de tratar.

El cáncer es una de las patologías más ‘temidas’ por la población. Para muchas personas, pronunciar su nombre es todavía un tabú ya que esta enfermedad sigue siendo la primera causa de mortalidad en el mundo según la OMS. No obstante se ha ganado mucho terreno ganando calidad de vida  gracias a programas de detección precoz, cirugía, radioterapia y quimioterapia junto al apoyo psicosocial.

Sobre éste último aspecto se centró el reportaje de televisión que la Sociedad Española de Oncología Médica premió esta semana en Málaga con motivo de la celebración de su XIII Congreso SEOM.  La periodista Vicky Luis y el cámara Raúl Iván Hernández, de Antena 3 Canarias, se hicieron con el galardón en el categoría audiovisual por la crónica televisiva Repartidores de ilusión, un especial de quince minutos para el programa A Fondo dedicado a la labor del voluntariado de la Asociación Española Contra el Cáncer en el Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria, en Tenerife. En la grabación también participaron pacientes y enfermeros del Hospital de Día de Oncología Médica del HUNSC, quienes narraron su experiencia cotidiana con la enfermedad y cómo se le hace frente profesional y anímicamente.

En palabras de los periodistas canarios, “la grabación de este reportaje supuso un gran impacto porque nos encontramos con gente llena de vida y  ganas de luchar, dando una lección de entereza a todos los que les rodeamos porque el cáncer se puede superar, empezando por llamar a esta enfermedad por su nombre, con sus seis letras”.

Desde este blog les doy la enhorabuena a Vicky y a Raúl. El premio de SEOM va más allá del mero reconocimiento profesional. Este reportaje es ejemplo del buen hacer periodístico donde lo informativo y lo social se combinan a la perfección dando como resultado un trabajo que habla de esperanza frente al cáncer para desmitificar, así, un tabú.

Aquí les dejo un enlace que resume el reportaje emitido en Antena 3 Canarias. http://www.youtube.com/user/antena3canarias#p/search/28/rjXRBimmoa0


Deja un comentario

¿Cómo se comporta la población a la hora de utilizar medicamentos?

Gádor Callejón es farmacéutica hospitalaria del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria, en Tenerife. Recientemente ha leído su tesis en la Universidad de La Laguna, un trabajo que le ha merecido la calificación de sobresaliente cum Laude y que ha desarrollado junto a un equipo sanitario multidisciplinar participante en un proyecto de investigación financiado por la Fundación Canaria de Investigación y Salud (Funcis).

Se trata de una investigación pionera en las Islas porque ha podido documentar cómo la población utiliza los medicamentos en una cohorte muy amplia. En 2006 registró, gracias a la colaboración del servicio de Urgencias y de Farmacia Hospitalaria, a 1.800 usuarios que durante seis meses acudieron a este servicio de atención urgente. Las conclusiones son reveladoras: el 35% de los usuarios analizados presentaba problemas de salud asociados a los fármacos.

Así se recoge en la tesis titulada “Resultados Negativos asociados a la Medicación (RNM) que causan consultas en el servicio de Urgencias de un hospital de tercer nivel” y que verifica al detalle datos de problemas de salud del paciente, consumo de fármacos, hábitos de vida e información demográfica y sociológica.  Más del 11’6% de los pacientes tuvieron que ser hospitalizados por problemas de salud relacionados con algún medicamento. 

Para Gádor Callejón, hablar de problemas asociados al uso, empleo y toma de medicamentos significa que además de referirse a  efectos secundarios, intoxicaciones y alergias, también deben contemplarse las medicaciones innecesarias o que no están indicadas, el   incumplimiento de la posología prescrita por el profesional sanitario, la ineficacia de los tratamientos y la automedicación, además de las dosis superiores o inferiores a las recomendadas.

De los 1.800 pacientes que formaron parte del estudio, un 70% se medicaba previamente a la visita a este servicio y casi el 50% tomaba entre uno y cuatro fármacos, siendo las mujeres los usuarios que consumen más medicamentos. La media de edad: 45 años.

Pero, ¿cuáles son los medicamentos más consumidos? Pues aquellos que se corresponden con el tratamiento del sistema nervioso (como los analgésicos) seguido del grupo de fármacos que afectan al aparato digestivo y al metabolismo, como son los protectores gástricos y los antidiabéticos.

Automedicación.  Un 16% de las personas entrevistadas reconoció haber consumido medicamentos no recetados por un médico y esta actitud de los pacientes a la hora de tomar libremente fármacos supone un problema de salud públical . “Es necesario efectuar una adecuada educación sanitaria sobre el medicamento y crear cultura de respecto y uso racional para evitar la automedicación  irresponsable, y por otro, reforzar el cumplimiento terapéutico y la adherencia al tratamiento. No seguir el tratamiento prescrito es una de las causas de los diferentes resultados clínicos negativos”, recalca la farmacéutica hospitalaria.

El farmacéutico es  el profesional sanitario clave al ser nexo entre el médico y el paciente  para valorar aspectos claves en la seguridad, eficacia y necesidad de los medicamentos así como el cumplimiento terapéutico por parte del enfermo.

Junto a los datos estadísticos, una de las conclusiones de esta investigación pasa por consolidar el seguimiento farmacoterapéutico como estrategia para prevenir la aparición de resultados negativos de medicación tanto a nivel comunitario como hospitalario, seleccionar medicamentos de manera adecuada, apostar por la formación continuada en el conocimiento de tratamientos farmacológicos, el uso de guías clínicas basadas en la evidencia, así como la coordinación multidisciplinar entre los distintos profesionales sanitarios, como con los pacientes.


Deja un comentario

Un café con… Begoña Ávila

En Canarias ahora mismo hay pocos periodistas científicos con ‘denominación de origen’ o que tengan la fortuna de dedicarse profesionalmente a esta especialidad en un medio de comunicación. Hace dos semanas presentamos esta sección entrevistando a un compañero que sí ha conseguido mantenerse a flote, Juanjo Martín. Pero en este blog tienen cabida todos aquellos que trabajando en otras secciones más diversas han hecho un guiño a las noticias de contenidos medioambientales, tecnológicos, biomédicos o científicos.

Resulta interesante conocer la opinión de estos profesionales que, a menudo, se dejan seducir por este tipo de información a la que descubren de inmediato su importancia y lo atractivos que pueden resultar sus mensajes dándolos a conocer con rigor.   Es el caso de Begoña Ávila, periodista de la Cadena SER en Canarias. Afronta cualquier reto diario con una sonrisa, le apasionan los reportajes y el periodismo de calle. Su voz, inconfundible en las ondas, transmite a los oyentes la misma sensación de quienes tenemos la suerte de conocerla: honestidad, buen hacer. Su gran capacidad de escucha es un valor añadido y quizá sea precisamente esta cualidad la que le permite descubrir a los oyentes el lado más humano de la ciencia.

Licenciada en Turismo y en Periodismo por la Universidad de La Laguna, su desembarco en los medios tuvo lugar en Teide Radio-Onda Cero. Unas prácticas llevaron a otras en Radio Club Tenerife-Cadena SER durante 2005 y en este buque insignia de la radio en Canarias permanece hoy en día, donde ha llevado el timón de mando de los Matinales, Hora 14 Canarias y Hora 25, además de una temporada de  La Ventana de Canarias. Versátil en el mundo 2.0 se maneja con soltura por Twitter como  @BAvilaR y permite que le sigan la corriente en su blog  http://corrientefria.blogspot.com.

Si quieren conocer su opinión sobre el mundo de la prensa y su relación con los protagonistas de periodismo científico, dedíquenle a esta entrada diez minutos.
1. Te dedicas al periodismo porque… Desde pequeña he visto a mi padre leyendo la prensa y pegado a la radio. Él me inculcó que si quería enterarme de lo que pasaba a mi alrededor debía acceder a los distintos medios que tenía a mi alcance. Si yo le preguntaba: Papá, ¿por qué pasa esto? Él me respondía: mira el periódico. Con el tiempo me di cuenta de que si yo me hacía preguntas que los medios me podían responder: ¿por qué no ser yo algún día quien lo contara? Siempre he sido muy curiosa; allí donde hubiese un grupo de gente arremolinada, iba yo colándome entre todos para llegar la primera. Luego salía y se lo contaba al resto. Con 8 y 9 años editaba ya mis propios periódicos en el colegio. Ya entonces supe que mi futuro estaba, sí o sí, en el periodismo.

2. Lo mejor de esta profesión es… La cantidad de gente que conoces y las cosas que aprendes. Tanto de asuntos relacionados con el día a día, como con temas específicos; entre ellos, obviamente, la ciencia.

3. Los mayores problemas de un periodista a la hora de hacer su trabajo son… La escasez de tiempo para ahondar en temas sobre los que, si se dedicara más, se podrían extraer conclusiones interesantes de cara a la población. Pensándolo bien, la ciencia y el periodismo no distan mucho en ese sentido. Para encontrar el antídoto para una enfermedad, pueden pasar años en los que hay mucho “ensayo-error”… En el caso de los periodistas, si investigamos algo y a la primera nos da “error”, probablemente debamos dejar ese tema aparcado, porque la vida sigue y el ritmo de nuestra profesión nos obliga a dejar ese asunto de lado. Quién sabe si será por un tiempo hasta que la vorágine nos permita retomarlo, para siempre, o hasta que un profesional de otro medio lo saque, lo cual, como periodista, suele doler mucho más.

4. La situación actual del periodismo es… Francamente mala. Existen muchísimos periodistas muy válidos en las listas del paro. Personas de las que he aprendido muchas de las cosas que sé actualmente sobre la profesión y con gran capacidad resolutiva ante los problemas a los que nos enfrentamos día a día. Sin embargo, a veces nos olvidamos de que los medios son empresas que buscan resultados económicos, olvidando el importante papel que desempeñan. Hoy no es difícil que cualquier informativo de televisión te cuente exactamente las mismas noticias que uno de radio, o un periódico. Y es una pena. Porque lo bonito y lo sano que debería tener nuestra profesión es precisamente la búsqueda de LA NOTICIA. Y no solo eso. La comunicación se encuentra en un proceso de cambio constante. Internet y las nuevas tecnologías ofrecen posibilidades impensables hace tan solo un lustro. Pero la falta de profesionales, y en consecuencia de tiempo, hace que las estemos dejando escapar delante de nuestras narices.

5. Un reto profesional. Seguir aprendiendo. De mis compañeros y de mis errores. Tengo mucho espíritu crítico conmigo misma. Cuando hago una crónica o termino un informativo o un programa, nunca me quedo satisfecha del todo. Por eso, siempre me propongo que mañana saldrá mejor. No creo que ambicionar mucho más allá de eso sea sano. Pero por supuesto que me gustaría seguir creciendo como profesional. ¿A quién no?

6. ¿Qué titular te gustaría poder dar algún día? Soy periodista de radio. Y me encanta la acción. Contar aquello que está pasando en el momento en el que lo estoy viendo. Así he vivido los momentos más gratificantes de mi aún corta carrera. Lamentablemente ese tipo de periodismo suele estar relacionado con sucesos o catástrofes que afectan a personas, generalmente desconocidas para la mayoría. Sin embargo, ahí me he dado cuenta de la increíble capacidad del ser humano de ayudarse el uno al otro en la adversidad. Así que tener la posibilidad de hablar con cualquier héroe anónimo es para mí el mejor titular que podría dar.

Si me preguntas exclusivamente por un tema científico, me encantaría poder decir que la investigación de la hiperoxaluria primaria, que lleva el equipo del doctor Eduardo Salido, en el Hospital Universitario de Canarias y la Universidad de La Laguna, se da por concluida y que tiene cura. Hablo de esta enfermedad “rara” o “huérfana” porque sé que es la que se estudia en las islas. Sin embargo, existen otras muchas, incluso conozco casos de Ataxia de Friedrich, que ojalá pudiera anunciar que han hallado solución.

7. Divulgar e informar sobre temas científicos supone para ti… Un reto absoluto. Admiro a todos los profesionales de la ciencia que son capaces de “vivir” en un laboratorio, o trabajar día a día con el objetivo de cuidar a las personas y salvar vidas. Poder hablar con cualquiera de ellos me lleva a documentarme para poder hacer del tema lo más interesante posible al oyente. Está claro que ni todo el mundo entiende de ciencia, ni le interesa; el reto es establecer una relación de confianza con el entrevistado (que no en todos los casos está acostumbrado a ser preguntado por su trabajo en público) y mostrar al oyente que sus respuestas pueden ser interesantes para conocer un poco más la labor que realizan nuestros científicos y sanitarios.

8. ¿A la sociedad le interesa la ciencia? Depende del área específica que se trate. Por experiencia sé que todo lo relacionado con la astronomía y las ciencias naturales son las que más atraen a la población. Sin embargo, depende de cómo se aborde el tema. Es decir: tú le puedes preguntar a alguien si le interesan las matemáticas y muchos te responderán que no. Sin embargo, si escuchan una entrevista a un grupo de niños que son capaces de resolver operaciones larguísimas, gracias a una técnica en la que se utiliza el ábaco, es probable que la escuchen. De igual manera, en el caso de la medicina: no es lo mismo decir: “hoy vamos a hablar de trasplantes” a exponer: “vamos a contar cómo un grupo de personas del Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria viven pegados al móvil por si deben incorporarse a trabajar. Son conscientes de que de su rápida respuesta depende que salven varias vidas. Son el equipo de trasplantes”.

9. Un área de investigación que resulte atractiva. Probablemente la que más me llame la atención sea la neurología. La increíble relación que existe entre nuestro pensamiento y nuestras acciones. El cerebro parece pequeñito… Pero creo que el que manda en nosotros es él.

10. ¿Hay ‘química’ entre periodistas y científicos? Tanto unos como otros somos personas, y como tales, depende de la predisposición por ambas partes. Mi experiencia hasta ahora ha sido totalmente positiva. Cierto es que alguna vez he recibido un “no” por respuesta ante una entrevista sobre alguna investigación en curso, pero si te soy sincera, hasta lo entiendo. Es como si le pidieras a un artista que te enseñara su cuadro antes de terminarlo. Salvando las distancias, el trabajo del científico es investigar; y como el mío es informar, suelo ser bastante cabezota e insistir cuando un tema me interesa. En ocasiones es cuestión de empatía.


Deja un comentario

Omega 3 para verte mejooor

Coge una hoja cuadriculada de libreta de apuntes de toda la vida. Tapa tu ojo izquierdo con la mano y con la otra, sujeta la cuadrícula. ¿Notas algo extraño? ¿No? Estupendo. Repite ahora la misma operación con el ojo derecho… Si al terminar este sencillo ejercicio no has apreciado ningún tipo de cambio en las líneas no hay mayor problema. Pero si por el contrario has visto que el trazado rectilíneo toma forma de curva o produce un efecto de onda, puede que entonces sea hora de acudir al oftalmólogo porque es una de las señales que indican que estamos ante una posible patología denomina Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

No se trata de alarmar, sino de prevenir, ya que hablamos de una enfermedad ocular que afecta a la mácula – una zona de la retina- que aparece a medida que cumplimos años y que impide la visión central, invalidante hasta tal punto que en la actualidad es la responsable de hasta el 50% de la ceguera en los países desarrollados.

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) dificulta la realización de  acciones cotidianas como leer, conducir, ver la televisión e identificar a las personas que nos rodean. Precisamente como la prevalencia de esta enfermedad aumenta a partir de los 60 años, muchas personas no prestan atención al considerarla una situación “normal o lógica” debido a la edad y por ello en un porcentaje importante, los casos se conocen una vez ya han aparecido.

Así lo explica el Dr. Rodrigo Abreu, especialista en Oftalmología del Hospital Universitario Ntra. Sra. De Candelaria (HUNSC) en Tenerife. “Aunque no hay estudios epidemiológicos sobre esta enfermedad en Canarias, se estima que el 10% de la población española tenga DMAE. En la actualidad, uno de los métodos más efectivos y baratos para conocer si una persona padece este problema ocular es la prueba denominada rejilla de Amsler –la hoja cuadriculada- ya que ofrece un indicador claro. Otros procedimientos útiles para diagnosticar la degeneración macular asociada a la edad son los tradicionales exámenes clínicos compaginados con tomografías de coherencia óptica, aunque sin duda, se ha comprobado que la prevención es la mejor herramienta para evitar su desarrollo”.

No al tabaco y sí a una dieta saludable

La toxicidad del tabaco no solo afecta a los pulmones, a la boca o a las arterias. También provoca daños en la visión al recibir constantemente una agresión química por parte del consumo continuo de cigarrillos.

Pero también una adecuada alimentación a lo largo de la vida puede ‘poner a raya’ a la degeneración macular asociada a la edad. Así lo demuestra un estudio reciente publicado en la revista especializada Archives of Ophtalmology, cuyos autores, profesionales ligados al Harvard Medical School, confirmaron que las mujeres mayores de 50 años que habían tomado como mínimo una o dos raciones semanales de pescados ricos en ácidos grasos Omega 3 a lo largo de su vida, disminuyeron hasta en un 40% el riesgo de desarrollar la enfermedad (G. Christen, William: Arch Ophtalmology, 2011. 129 (7): 921-929)

 ¿Y por qué los ácidos grasos Omega 3 en pescados?  Pues porque el cuerpo humano no puede fabricarlos ni sintetizarlos a diferencia de otro tipo de grasas, de ahí que para obtener una alimentación rica en ácidos grasos Omega 3 y beneficiarse de los efectos  antiinflamatorios, antiescleróticos y antitrombóticos que producen a largo plazo, haya que consumir pescados como salmón, sardina, atún o trucha.

Si a esta fuente animal de ácidos grasos, sumamos otros nutrientes como la vitamina C (grosella negra, col verde, pimientos, kiwis y cítricos), la vitamina E (aceite de girasol, avellanas, nueces, aceite de oliva) y los carotinoides de luteína y zeaxantina (espinadas, yemas de huevo, brócoli, maíz) y el zinc (ostras, carne roja…) podemos asegurar una adecuada salud ocular en base a la alimentación como actuación preventiva.

La combinación de todos ellos favorece el metabolismo del globo ocular, son antioxidantes, aumentan la densidad del pigmento ocular, mejoran también la sensibilidad al contraste en la visión y la agudeza visual, entre otras cosas.


Deja un comentario

Los alquimistas del conocimiento hospitalario

¿Cuántas veces hemos pulsado enérgicamente -incluso con rabia- la tecla enter del ordenador deseando que las cifras o las estadísticas de turno que estamos buscando de forma desesperada surjan de la nada por arte de magia? Con seguridad, ya habremos perdido la cuenta…

Vivimos rodeados de datos. Imprescindibles para nuestro trabajo cotidiano a la hora de  elaborar una información periodística, las cifras nos permiten dar consistencia a los contenidos, reforzar ideas que intentamos transmitir y además, reflejar parte de una realidad, próxima o lejana.

Pero para llegar a este punto, para que un dato solo y aislado se convierta en conocimiento, existe un proceso que pasa desapercibido: una metodología para recabarlos, otra para analizarlos, una tercera para compararlos utilizando diferentes indicadores y parámetros y de este resultado, obtener una información contextualizada, fácilmente almacenable y lista para utilizar. En ocasiones obviamos por completo todo el trabajo de campo que hay detrás de instituciones como el Instituto Nacional de Estadística (INE) o en el caso canario, del Instituto Canario de Estadística (ISTAC),  por citar los más conocidos.

En las instituciones en las que se trabaja con información y conocimiento, pasa exactamente lo mismo. Se manejan millones de datos que pasan por un proceso largo y complejo hasta que esas cifras se convierten en información útil y que permiten, entre otras muchas cuestiones, analizar comparativamente los resultados de una actividad, ver la evolución de aquello que se está haciendo, descubrir si la tendencia de algo es positiva o si por el contrario no sigue los retos marcados, de manera que nos ayudaría a corregir una situación y descubrir en qué se falla…

Los hospitales, como organizaciones preocupadas en la gestión del conocimiento que generan, no permanecen al margen de esta forma de trabajar basándose en la investigación y en la innovación a la hora de tratar la información disponible. Para ello, cuentan con equipos de profesionales que asimilan miles de datos diarios que custodian, deconstruyen y analizan para convertirlos en cifras útiles, ofreciéndolos de forma transparente a quienes lo soliciten. Son como los alquimistas de la Edad Media convirtiendo en oro piezas o elementos que aparentemente, por sí mismos, no valían nada y que tratados adecuadamente, en conjunto, tienen un valor añadido.

Así actúa, por ejemplo, el servicio de Gestión Sanitaria del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria, un equipo que funciona a la perfección compuesto por Salvador Núñez, Sayda García, Camary Fernández, Carlos Yagüe y coordinado por Coro Rodríguez. Su apuesta decidida por la innovación a la hora de gestionar el conocimiento, el desarrollo del proyecto TRANGEST, el funcionamiento de su comunidad de prácticas y el hecho de trabajar de forma transparente con la información, les ha valido el reconocimiento del propio Ministerio de Sanidad y Consumo, así como del Gobierno de Canarias este mismo año, concediéndoles el Premio a las Mejores Prácticas de los Empleados Públicos 2010.

Si les interesa profundizar un poco más en qué consiste su labor, aquí les dejo el siguiente enlace: http://www.agenciasinc.es/esl/Reportajes/Los-alquimistas-del-conocimiento-hospitalario.


2 comentarios

Patente de corso contra los ‘superbichos’

En Reino Unido las llaman “superbichos” (superbugs) y se encuentran custodiadas bajo grandes medidas de seguridad por su gran riesgo biológico. Son bacterias multirresistentes capaces de plantar cara a los medicamentos más potentes y se reproducen en lugares donde apenas se dan condiciones de vida para sobrevivir  en el caso de otras bacterias más débiles, como por ejemplo, los quirófanos de los centros hospitalarios.

Se trata de un problema de salud pública mundial que afortunadamente en España está bajo control gracias a las numerosas medidas puestas en marcha en los hospitales para mantener a raya a este tipo de infecciones hospitalarias(nosocomiales). 

La cultura de la automedicación está produciendo daños irreparables, como el hecho de que las propiedades de los antibióticos ya no sean tan eficaces en el cuerpo humano, de ahí que científicos de todo el planeta estén buscando soluciones a esta situación. Una pasa por la medicación responsable, la segunda, por hallar antibióticos realmente poderosos.

Siguiendo esta segunda línea de trabajo se encuentran varios investigadores canarios que recientemente han patentado dos nuevos compuestos con “magníficas” propiedades antibióticas contra estas bacterias patógenas multirresistentes, según explican los propios científicos.

Los investigadores Félix Machín y Sebastián Méndez, del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria (HUNSC), junto a Ángel Gutiérrez y Ana Estévez del Instituto Universitario de Bio-Orgánica de la ULL (IUBO) y Carina Casero, de la Universidad Nacional de Río Cuarto (Argentina) son los responsables de este descubrimiento patentado a través de la OTRI de la Universidad de La Laguna, que han obtenido a partir de los recursos naturales de una planta argentina. Este grupo de investigación fue capaz de aislar y caracterizar como antibióticos varios compuestos de esta planta. Algunas de estas moléculas tienen “propiedades superiores incluso a muchos antibióticos comerciales, con la particularidad de que las cepas bacterianas multirresistentes siguen siendo muy sensibles a estos nuevos antibióticos”.

 

Los inventores de estas patentes esperan ahora poder dar un segundo paso, que consiste en ampliar sus estudios con el objetivo de demostrar que podrían ser usados satisfactoriamente en pacientes y, por tanto, comercializados como nuevos medicamentos. La introducción de estos compuestos en el tratamiento contra infecciones causadas por bacterias multiresistentes hasta ahora consideradas casi intratables, significará un gran avance en la prevención, control y tratamiento de las enfermedades infecciosas.