Café de Papel

Te invito a compartir un café diferente conmigo. Escoge tu rincón favorito, siéntate y hablemos de comunicación, periodismo, salud, divulgación… Eso sí, sin prisas.


Deja un comentario

El periodismo debería ser como el Adagietto de la 5ª Sinfonía de Mahler

Compruébalo si quieres. Cierra los ojos y cuando haya terminado el útlimo acorde, sabrás a qué me refiero. El periodismo debería ser como el Adagietto de la 5ª Sinfonía de Mahler, un oficio que se cuela, que atrapa y que desarma, ése que te sacude para recordarte que necesitamos vivir, experimentar y luego, compartir. Como esa melodía que cala poco a poco en lo profundo hasta revolucionarte, capaz de despeinarte como la ráfaga de viento de las corrientes de aire de los pasillos de tu casa o del cruce de la esquina. Ese periodismo donde las mejores historias son, generalmente, las más sencillas, contadas por miradas honestas y grandes hacedores de la palabra, el relato y la imagen.

Así redescubrí ayer en el Foro Enciende la Tierra organizado por CajaCanarias a Ramón Lobo, periodista y corresponsal, y a Hernán Zin, director, documentalista. Ambos, viajeros. Narradores en primera persona de conflictos bélicos en Gaza, en Afganistán, África, Los Balcanes, entre otros.

prueba 313Cada uno con su narrativa y sus tempos han sabido mostrar la realidad de tantos mundos confinados en este mundo que, a veces, se nos antoja extraño e irreconocible. Me identifico con la manera de contar sus viviencias, la que mantiene viva la ilusión de quienes a él se dedican desde su experimentación más cercana; porque recordemos que es imposible ser objetivos en el periodismo, igual que no lo somos en la vida, pero sí ser honestos, transparentes.

Y esa honestidad pasa también por no ser maestro de todo. Los periodistas no sabemos de nada pero sí preguntar al que sabe. Y cuando no sabemos, las tertulias y tertulianos de temas variopintos, sobran. Escuchar, observar, preguntar, vivir, compartir y narrar.

Lobo y Zin también meditaron en voz alta de no confundir la inmediatez con la profundidad, y que publicar primero no es, por supuesto, comunicar más ni mejor. De cómo las historias más frescas son aquellas que conducen a la reflexión para ubicarnos en el tiempo y el lugar que nos ocupa vivir y darnos cuenta que en el fondo, somos afortunados.

Y de entre tantas fórmulas, reconocen que la conversación y los silencios siguen siendo las mejores herramientas para escribir y que una mirada, media sonrisa, un gesto, son suficientes para revelarnos que estamos ante una gran historia; no son necesariamente las que de más actualidad pero sí las que despiertan y cautivan al lector, solo hay que saber mirar. Y ser paciente.

El valor de quienes nos muestran el mundo a través de un objetivo o de un teclado -y de un lápiz por ponerme más  romántica- es, precisamente, descubrir el matiz y convertirlo en relato, en reportajes o documentales en los que, generalmente, no hay tantas corbatas por metro cuadrado.

Adagietto, 5ª Sinfonia de Mahler. https://www.youtube.com/watch?v=yjz2TvC2TT4