Café de Papel

Te invito a compartir un café diferente conmigo. Escoge tu rincón favorito, siéntate y hablemos de comunicación, periodismo, salud, divulgación… Eso sí, sin prisas.

Territorio creativo puso en marcha en 2013 una campaña en Instagram  para enfrentar en tono divertido a los partidarios del #piestureo vs #noalpiestureo

Aparecer o no aparecer, el selfie es la cuestión

Deja un comentario


El selfie es una auténtica puesta en escena. Puro teatro. “Aparecer o no aparecer, el selfie es la cuestión”, podría recitar perfectamente un Shakespeare contemporáneo mientras mira dubitativo la pantalla de su teléfono móvil pensando si la foto que acaba de realizarse el mismo frente al espejo es lo suficientemente ‘interesante’. Y es que la técnica de la autofoto, que no es nada nueva, sí que está rompiendo con los esquemas hasta ahora establecidos.

Concebida como una expresión de nuestro ego –sí, todos tenemos nuestro guiño narcisista-, esa foto de nosotros mismos que podemos compartir de multitud de formas en los medios sociales, ha pasado a ser un elemento de la mercadotecnia actual.

Una aparente naturalidad en la autofoto esconde una cuantiosa campaña publicitaria de Samsung en los Oscars

Una aparente naturalidad en la autofoto esconde una cuantiosa campaña publicitaria de Samsung en los Oscars

Ahora, lo que se presentaba como un autorretrato más o menos natural, aunque con actitud y fondo seleccionados, ha dejado de ser espontáneos y naturales. ¿De verdad alguien piensa que el tuit más retuiteado de la historia de esta red social, como fue el selfie de la actriz Ellen Degeneres en la 85 edición de la Gala de los Oscars de la Academia de Hollywood, no era intencionado?

Millones de personas lo compartieron a una velocidad nunca antes conseguida, la viralidad expresada a la máxima potencia, superando incluso al que hasta entonces también había sido el mensaje de 140 caracteres más retuiteado, curiosamente también de origen norteamericano, como fue la romántica fotografía del abrazo del presidente de los EEUU, Barack Obama, con su mujer, tras conocer su reelección como dirigente del país más poderoso del mundo.

Realmente, ¿qué es lo que ha importado al público? ¿La entrega de los premios más conocidos en el mundo del cine? ¿Una fotografía de un grupo de famosos? ¿Que Obama ganara de nuevo? ¿O la intimidad de una pareja que celebra una victoria que va más allá de lo electoral? Lo cierto es que pueden realizarse multitud de lecturas pero no cabe duda que la espontaneidad de los selfies se ha perdido en numerosos casos para convertirse en una nueva táctica de campañas publicitarias.

¿Sabías que Samsug, la compañía de móvil que portó la presentadora de los Óscars de este año, invirtió 24 millones de euros en publicidad para este evento?

Si hay un acto que cuenta con un guión perfectamente estructurado y del que nada queda al azar, éste es la Gala de los Óscars. Ahora que cualquier actividad, jornada, película o serie puede ser comentada al segundo por millones de internautas a tiempo real, ¿cómo no iba a plantearse una empresa de telefonía móvil pagar tal cantidad de millones como patrocinador publicitario esta gala para incrementar su presencia –y ganancias- en esta entrega de premios?

Con toda esta revolución en los medios sociales, del efecto viral que puede producirse gracias a Twitter, otros como Facebook o Instagram ya hacían uso de el ‘selfie’, que no es más que una práctica nada novedosa llamada autorretrato o autofoto, solo que parece que la traducción castellana no resulta tan glamurosa para el gran público. Las imágenes que nos identifican como usuario son, la mayoría de las ocasiones, autofotos en las que aparece nuestro mejor ‘perfil’.

Desde que el hombre tiene conciencia, y de esto hace ya miles de años,  la idea de reconocerse como individuo aislado o formando parte de una colectividad, ha sido plasmada en infinidad de soportes y plataformas hasta hoy en día. ¿Qué ha cambiado? Lo primero, el concepto y finalidad del autorretrato, las herramientas y técnicas para llevarlo a cabo, el público que lo observa y el alcance e impacto en la difusión.

Evidentemente, no es lo mismo el mensaje y el contenido que había en un autorretrato realizado por grandes artistas como Rafael, Alberto Durero, Rembrandt, Velázquez o Van Gogh, que el automatismo de una máquina que solo dispara lo que nosotros, como individuos, queremos que dispare, un resultado que se aprecia al segundo.

Un selfie es como mirarse al espejo. Es un guiño narcisista a la condición humana, solo que en algunos casos está más o menos desarrollado. Como no tiene más pretensiones actualmente que la estética, la presencia o el marketing, la ‘marca de la casa’ en los medios sociales puede llegar a convertirse en una parodia de nosotros mismos, una moda…

Territorio Creativo puso en marcha en 2013 una campaña en Instagram para enfrentar en tono divertido a los partidarios del #piestureo vs #noalpiestureo

El último grito en autofotos es retratarse instantes después de tener una sesión de sexo

El selfie se reinventa. El último grito en autofotos es retratarse instantes después de tener una sesión de sexo

De hecho la autofoto ha pasado por varias etapas o intereses… Desde el conocido postureo de pies fotografiados con todo tipo de calzado o sin él, pasando por el sellotape selfie  que no tiene otra intención que mostrar el rostro con cinta adhesiva para enseñar una cara grotesca o incluso, con la última moda, la de autofotografiarse después de tener sexo, aftersex selfie, como si fuera un cigarrillo tras…

El selfie solo nos dice que estamos aquí y ahora. Es el reflejo en el espejo… ¿pero qué reflejo? Seguirá siendo una técnica publicitaria, pero banalizará la imagen del individuo hasta desvirtuarse y degradarse… La autofoto es ya un reflejo perturbador;  quizá nos convierta en un Dorian Gray que ya no puede mirarse en el espejo.

Autor: Sonia Rodríguez

Desde 2001, la comunicación, en todos sus aspectos, forma parte de mi vida profesional. Después de conocer 'qué' se cuece y 'cómo' se cuece en los medios, actualmente trabajo en Metrópolis Comunicación, una empresa especializada donde desempeño la responsabilidad de coordinar un gabinete de prensa de una institución sanitaria. Una experiencia que me permite poner en contacto a profesionales de radio, prensa y televisión con especialistas del ámbito de la sanidad, la salud, la ciencia y la investigación biomédica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s