Café de Papel

Te invito a compartir un café diferente conmigo. Escoge tu rincón favorito, siéntate y hablemos de comunicación, periodismo, salud, divulgación… Eso sí, sin prisas.

Hablar de vacunas desde el rigor científico

1 comentario


Hace unos días, la Asociación Española de Pediatría solicitaba adelantar la vacuna del sarampión (triple vírica) a los 12 meses.                                                                                     Un llamamiento a las autoridades sanitarias competentes  para que estandaricen un calendario vacunal único en todo el país, puesto que cada comunidad autónoma presenta su propio cronograma anual con algunas diferencias en torno a la edad en la aplicación de las vacunas, como es el caso del sarampión, cuya primera dosis se inocula a los 15 meses en determinadas CCAA. De esta manera, esta sociedad científica quiere garantizar las mismas condiciones y parámetros a nivel nacional para los niños y niñas, independientemente de su lugar de nacimiento. 

El objetivo no es otro que frenar el resurgimiento del sarampión, una enfermedad que estaba prácticamente erradicada y que en los últimos años ha vuelto a reaperecer de manera preocupante. En Canarias, este reajuste en la edad de vacunación de la conocida “triple vírica” (sarampión, rubeola y paperas), se aplica desde mediados de 2011, precisamente para paliar estos brotes epidémicos.

El repunte de esta enfermedad casi desaparecida en los países desarrollados no se debe a una única causa. Junto a cierta laxitud por parte de las familias a la hora de tomarse en serio la vacunación y a un descenso en la protección natural de las madres frente a la enfermedad, se unen los efectos negativos de las corrientes negacionistas de la protección real de las vacunas, que ven en ellas bien un producto de las industrias farmacéuticas para enriquecerse. Pero una de las grandes causas tiene fecha y nombre: la publicación de un fraudulento estudio científico en una revista de prestigio que llegó a relacionar autismo y sarampión, hecho que fue denunciado al comprobarse su falsedad.

 Sobre todas estas cuestiones, me parece recomendable recordar un artículo escrito por un pediatra tinerfeño, Luis Ortigosa, miembro del Comité Asesor  de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, publicado recientemente en Diario de Avisos. Su texto es interesante porque en él se concentran ideas claras sobre la importancia real de la vacunación, erradicando prejuicios y despejando dudas desde la perspectiva científica, basada en la evidencia.

 

Hablemos de las vacunas desde la ciencia y el conocimiento.

LUIS ORTIGOSA. Pediatra. Santa Cruz de Tenerife, 4 de Diciembre de 2011

 Maravillosos niños autistas. Hace unos días leí en Diario de Avisos este encabezado, de un artículo de opinión firmado por María Montero. Un título atractivo que invita a su lectura, haciendo un merecido homenaje a los niños autistas, y a sus familias.  Pero a medida que iba leyendo el artículo, pude observar, con cierta desazón y preocupación, que nuevamente, y sin base científica, se vuelve a querer establecer una conexión entre las vacunas y el autismo. Éste es un tema sobre el que se ha debatido en profundidad a lo largo de los últimos diez años, concluyéndose de forma clara que no existe ninguna base científica que relacione el autismo con la vacuna Triple Vírica (sarampión, rubeola y paperas). Sin intención de polemizar con el artículo de María Montero, he creído necesario hacer los siguientes comentarios.

No soy experto en autismo, pero como pediatra conozco los síntomas de éste trastorno generalizado del desarrollo, que es como se le conoce hoy en día. El autismo es un trastorno que comienza en los primeros años de la vida, y se caracteriza por importantes dificultades en el  comportamiento, la comunicación  y la  interacción social de los niños que lo sufren. Es una enfermedad compleja, que afecta no solo al niño que la padece, sino a su entorno, y  fundamentalmente  a su familia. Los padres de niños autistas, y la comunidad científica internacional, siguen buscando respuestas sobre el origen del autismo. Pero, aunque existen muchas hipótesis, aún no tenemos una explicación científica que demuestre porqué algunos niños comienzan a desarrollar estos serios trastornos del espectro autista en los primeros años de su vida. Se sabe que existe una susceptibilidad genética, y que debe haber factores ambientales desencadenantes. Aunque se ha tratado de asociar con factores infecciosos, tóxicos, e incluso alimenticios (por ejemplo, con ciertas proteínas alimentarias, presentes en la leche de vaca  o  en el gluten), lo cierto es que actualmente  no están definidas las  causas exactas del autismo.

Con los datos de la evidencia científica en la mano, lo que sí sabemos es que el autismo no se asocia con la  Vacuna Triple Vírica. Y éste, que es un tema que la comunidad científica tiene suficientemente claro y cerrado desde hace varios años, es un tema que circula cíclicamente por los medios de comunicación: periódicos, radios y televisiones. Desafortunadamente para los niños, existen grupos o movimientos antivacunas, que sistemáticamente están sembrando dudas sobre la importancia de las vacunas, y hacen que muchos padres no quieran vacunar a sus hijos.

Estos padres buscan información en los medios, o en Internet. Y como todos sabemos, Internet no es el lugar más fiable y seguro para recibir información científica. Cualquiera puede colgar de internet páginas y páginas de opiniones y noticias, sin ningún rigor científico, y lo que es más peligroso, con afirmaciones falsas o medias verdades que lo único que consiguen es sembrar dudas y alarma social entre la población. Y cuando hablamos de la salud de nuestros niños, o de la población general, éste es un tema grave, y que debemos abordar con total objetividad y rigor científico.

Los padres que buscan información científica sobre las vacunas deben acudir a medios fiables: deben confiar en el sistema de salud, en sus pediatras y  el personal sanitario, que son quienes disponen de información científica actualizada. Si quieren utilizar Internet deben saber buscar y filtrar páginas seguras.

Les sugiero que visiten la página web, o  el portal de vacunas de la Asociación Española de Pediatría  (AEP) (http://vacunasaep.org/familias), donde hay un apartado específico para padres, y donde encontrarán respuestas a muchas de las dudas que pueden tener sobre las vacunas. Otra página segura, con información científica contrastada  es la página de la Asociación Española de Vacunología (AEV), que cuenta también con un apartado específico para familias y público (http://vacunas.org/es/info-publico). Precisamente la AEV ha auspiciado en las últimas semanas un documento de consenso entre distintas Sociedades y Asociaciones Científicas frente a la desinformación sobre las vacunas, cuyo título hemos elegido para el encabezamiento de nuestro artículo: HABLEMOS DE VACUNAS DESDE LA CIENCIA Y EL CONOCIMIENTO. Les recomiendo su lectura, porque encontrarán muchas respuestas a dudas actuales sobre la importancia de las vacunas (pueden acceder a este documento  a través de la página web de la AEP: http://vacunasaep.org/profesionales/noticias/hablemos-de-las-vacunas-desde-la-ciencia-y-el-conocimiento-1).  

Finalmente, y en  relación con la controversia entre Autismo/Vacuna Triple Vírica, me gustaría hacer algunos comentarios para despejar las dudas que los padres de niños autistas aún puedan tener. Esta polémica surgió a raíz de la publicación en la prestigiosa revista científica “The Lancet” (1) en el año 1998 de un artículo en el que se relacionaba el desarrollo del autismo en doce niños, tras la administración de la Vacuna Triple Vírica. En ese artículo, su autor principal, Andrew Wakefiled, médico gastroenterólogo de adultos,  junto a otros once coautores  describieron  un trastorno que presentaban 12 niños con enfermedad inflamatoria intestinal y autismo, al que denominaron “colitis autística”.

Esta noticia provocó una gran preocupación, no sólo en los padres de los niños que vacunan a sus hijos, sino en los médicos y científicos que consideran que las vacunas son una de las mejores herramientas en salud pública, para la erradicación de enfermedades inmunoprevenibles. Por todo ello, a raíz de esa publicación, y para confirmar que aquellas afirmaciones eran ciertas, se pusieron en marcha distintos estudios epidemiológicos, y se revisó a fondo todo el material de trabajo que se utilizó para la publicación de Wakefield, detectándose graves errores metodológicos y éticos en el estudio, llegándose a la conclusión de que los resultados eran falsos, y el estudio fraudulento y con poco rigor científico, faltando a las mas elementales normas deontológicas para la elaboración y publicación de trabajos científicos. En el año 2004, diez de los coautores del artículo de Wakefield se retractaron del mismo (2). En el año 2010  el artículo de “”The Lancet” fue retirado de la revista por el consejo editorial, por fraudulento (3), y a Andrew Wakefield, su autor principal, se le retiró la licencia por parte del Colegio General de Médicos del Reino Unido para poder ejercer la medicina, con los cargos de fraude y deshonestidad.  Además, los investigadores iniciaron amplios estudios en los que se comparó dos grupos: un primer grupo formado por cientos de miles de niños que habían sido vacunados con la Vacuna Triple Vírica, y un segundo grupo constituído por otros cientos de miles de niños que no habían recibido esa vacuna. Las conclusiones de esos estudios fueron claras y demoledoras: el riesgo de autismo es el mismo para ambos grupos. Es decir: LA VACUNA TRIPLE VÍRICA NO ES LA CAUSANTE DEL AUTISMO.

Pero desafortunadamente, el daño ya estaba hecho. Durante los años posteriores a 1998, ante el miedo que se ocasionó a los padres del Reino Unido frente a las vacunas, las coberturas vacunales en ese país cayeron de forma dramática, y paralelamente subieron las tasas de niños enfermos de sarampión. Miles de niños enfermaron, cientos de ellos tuvieron que sufrir hospitalizaciones, y cuatro niños murieron como consecuencia de las complicaciones de esta  enfermedad. Y aún estamos sufriendo las consecuencias de aquel fraudulento artículo. En los últimos años, Europa está registrando miles de casos  de niños y adultos con sarampión. Desde Enero a Agosto de 2011 se han declarado 26.262 casos de sarampión en Europa, con 8 muertos y 29 encefalitis agudas. En Tenerife, tras mas de diez años sin brotes de sarampión hemos sufrido un nuevo brote desde Marzo a Julio de 2011. Ésta era una enfermedad en vías de erradicación a nivel mundial, y la Organización Mundial de la Salud había planificado su eliminación para el año 2007, que se ha tenido que aplazar hasta 2015. Esperemos que se cumpla el objetivo, y que junto a la Viruela- primera enfermedad erradicada del mundo en 1977-  el sarampión sea otra enfermedad que quede en la historia de nuestros hijos. Precisamente para conseguir este último objetivo, en Julio de este año se ha introducido un nuevo cambio en el Calendario de Vacunaciones de Canarias, adelantando la vacunación con Triple vírica a los 12 meses de edad.

Referencias  bibliográficas citadas en el texto

 1. Lancet. 1998 Feb 28;351 (9103):637-41.

 2. Lancet. 2004 Mar 6;363(9411):750.

3.  British Medical Journal 2011;342:c5347.

Autor: Sonia Rodríguez

Desde 2001, la comunicación, en todos sus aspectos, forma parte de mi vida profesional. Después de conocer 'qué' se cuece y 'cómo' se cuece en los medios, actualmente trabajo en Metrópolis Comunicación, una empresa especializada donde desempeño la responsabilidad de coordinar un gabinete de prensa de una institución sanitaria. Una experiencia que me permite poner en contacto a profesionales de radio, prensa y televisión con especialistas del ámbito de la sanidad, la salud, la ciencia y la investigación biomédica.

Un pensamiento en “Hablar de vacunas desde el rigor científico

  1. Creo que con este artículo, Sonia, despejas dudas y descubres falacias que le vienen muy bien a la práctica de la medicina, más aún tratándose de las vacunas, por la repercusión que tienen en la población infantil. Por mi parte, y como quiera que hoy festejamos al patrón de los periodistas, me voy a inocular una triple vírica contra el desempleo, la búsqueda de la verdad perdida y la reflexión sincera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s