Café de Papel

Te invito a compartir un café diferente conmigo. Escoge tu rincón favorito, siéntate y hablemos de comunicación, periodismo, salud, divulgación… Eso sí, sin prisas.

Omega 3 para verte mejooor

Deja un comentario


Coge una hoja cuadriculada de libreta de apuntes de toda la vida. Tapa tu ojo izquierdo con la mano y con la otra, sujeta la cuadrícula. ¿Notas algo extraño? ¿No? Estupendo. Repite ahora la misma operación con el ojo derecho… Si al terminar este sencillo ejercicio no has apreciado ningún tipo de cambio en las líneas no hay mayor problema. Pero si por el contrario has visto que el trazado rectilíneo toma forma de curva o produce un efecto de onda, puede que entonces sea hora de acudir al oftalmólogo porque es una de las señales que indican que estamos ante una posible patología denomina Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

No se trata de alarmar, sino de prevenir, ya que hablamos de una enfermedad ocular que afecta a la mácula – una zona de la retina- que aparece a medida que cumplimos años y que impide la visión central, invalidante hasta tal punto que en la actualidad es la responsable de hasta el 50% de la ceguera en los países desarrollados.

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) dificulta la realización de  acciones cotidianas como leer, conducir, ver la televisión e identificar a las personas que nos rodean. Precisamente como la prevalencia de esta enfermedad aumenta a partir de los 60 años, muchas personas no prestan atención al considerarla una situación “normal o lógica” debido a la edad y por ello en un porcentaje importante, los casos se conocen una vez ya han aparecido.

Así lo explica el Dr. Rodrigo Abreu, especialista en Oftalmología del Hospital Universitario Ntra. Sra. De Candelaria (HUNSC) en Tenerife. “Aunque no hay estudios epidemiológicos sobre esta enfermedad en Canarias, se estima que el 10% de la población española tenga DMAE. En la actualidad, uno de los métodos más efectivos y baratos para conocer si una persona padece este problema ocular es la prueba denominada rejilla de Amsler –la hoja cuadriculada- ya que ofrece un indicador claro. Otros procedimientos útiles para diagnosticar la degeneración macular asociada a la edad son los tradicionales exámenes clínicos compaginados con tomografías de coherencia óptica, aunque sin duda, se ha comprobado que la prevención es la mejor herramienta para evitar su desarrollo”.

No al tabaco y sí a una dieta saludable

La toxicidad del tabaco no solo afecta a los pulmones, a la boca o a las arterias. También provoca daños en la visión al recibir constantemente una agresión química por parte del consumo continuo de cigarrillos.

Pero también una adecuada alimentación a lo largo de la vida puede ‘poner a raya’ a la degeneración macular asociada a la edad. Así lo demuestra un estudio reciente publicado en la revista especializada Archives of Ophtalmology, cuyos autores, profesionales ligados al Harvard Medical School, confirmaron que las mujeres mayores de 50 años que habían tomado como mínimo una o dos raciones semanales de pescados ricos en ácidos grasos Omega 3 a lo largo de su vida, disminuyeron hasta en un 40% el riesgo de desarrollar la enfermedad (G. Christen, William: Arch Ophtalmology, 2011. 129 (7): 921-929)

 ¿Y por qué los ácidos grasos Omega 3 en pescados?  Pues porque el cuerpo humano no puede fabricarlos ni sintetizarlos a diferencia de otro tipo de grasas, de ahí que para obtener una alimentación rica en ácidos grasos Omega 3 y beneficiarse de los efectos  antiinflamatorios, antiescleróticos y antitrombóticos que producen a largo plazo, haya que consumir pescados como salmón, sardina, atún o trucha.

Si a esta fuente animal de ácidos grasos, sumamos otros nutrientes como la vitamina C (grosella negra, col verde, pimientos, kiwis y cítricos), la vitamina E (aceite de girasol, avellanas, nueces, aceite de oliva) y los carotinoides de luteína y zeaxantina (espinadas, yemas de huevo, brócoli, maíz) y el zinc (ostras, carne roja…) podemos asegurar una adecuada salud ocular en base a la alimentación como actuación preventiva.

La combinación de todos ellos favorece el metabolismo del globo ocular, son antioxidantes, aumentan la densidad del pigmento ocular, mejoran también la sensibilidad al contraste en la visión y la agudeza visual, entre otras cosas.

Autor: Sonia Rodríguez

Desde 2001, la comunicación, en todos sus aspectos, forma parte de mi vida profesional. Después de conocer 'qué' se cuece y 'cómo' se cuece en los medios, actualmente trabajo en Metrópolis Comunicación, una empresa especializada donde desempeño la responsabilidad de coordinar un gabinete de prensa de una institución sanitaria. Una experiencia que me permite poner en contacto a profesionales de radio, prensa y televisión con especialistas del ámbito de la sanidad, la salud, la ciencia y la investigación biomédica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s