Café de Papel

Te invito a compartir un café diferente conmigo. Escoge tu rincón favorito, siéntate y hablemos de comunicación, periodismo, salud, divulgación… Eso sí, sin prisas.


1 comentario

Guía ‘monstruosa’ de la salud

Un título atractivo que seguro habrá funcionado como un anzuelo. Si este post te ha despertado curiosidad pensando que encontrarías un artículo sobre una guía sin fundamento científico, no es el caso…

Fundadeps y CEAPA promocionan hábitos de vida saludable en la infancia con esta simpática guía

Fundadeps y CEAPA promocionan hábitos de vida saludable en la infancia con esta simpática guía

Guía monstruosa de la salud  es el nombre de un singular trabajo realizado entre la Fundación de Educación para la Salud (FUNDADEPS) y la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) dirigido a niños y niñas de entre 8 y 12 años con el objetivo de inculcar desde bien temprano, la importancia de llevar una vida saludable.

¿Cómo? Recurriendo al imaginario de las fantasías y relatos infantiles sobre monstruos, solo que ahora son ellos, los que han perdido al capacidad de ser ágiles, tienen más kilitos de los que les corresponde por no hacer ejercicio, así que ni asustan como antes ni caben en los armarios ni debajo de la cama. Estos entrañables monstruitos se sienten avergonzados por no tener la ‘mala fama’ de antaño, así que están dispuestos a ponerse en forma y a seguir hábitos de vida saludables asociados a su edad, un ejemplo para que niños y niñas puedan aplicar en su día a día.

Esta guía aborda en 58 páginas aspectos tan diversos como la actividad física, higiene, alimentación, educación emocional y sexual, seguridad en el hogar e incluso la prevención de posibles adicciones como el consumo de alcohol o incluso las nuevas tecnologías; un contenido presentado con un toque ameno y un lenguaje accesible.

Comunicar en salud en edades tempranas supone realizar todo un ejercicio de prevención, invirtiendo en futuro para que las próximas generaciones adquieran también conocimientos que sin ser académicos, resultarán vitales en su futuro.

 


Deja un comentario

Comunicación hospitalaria: un plan para el siglo XXI

Así se titula la nueva publicación de Pablo Medina Aguerrebere y Toni González Pacanowski que ve la luz a través de editorial Fragua. No es la primera vez que nombro a estos autores expertos en comunicación, empeñados en orientar a todos los profesionales que abordan el binomio salud e información.

Convencidos de que “la gestión de la comunicación institucional en los hospitales es una verdadera profesión” y que dichas instituciones necesitan de expertos y periodistas para llevarla a cabo con éxito, desarrollan a lo largo de casi 250 páginas, toda una serie de planteamientos con las que orientar a centros hospitalarios para desarrollar sus planes de comunicación institucional, necesarios.

Medina Aguerrebere y González Pacanowski, junto a otros colaboradores, profundizan en el concepto de salud, las estrategias de comunicación corporativa adaptadas a los entornos hospitalarios, cómo afrontar la información con públicos internos y externos, la importancia de la divulgación científica en estas instituciones generadoras de conocimiento además de analizar los tipos de mensajes y la creatividad en la comunicación hospitalaria.

Sin duda, el libro Comunicación Hospitalaria: un plan para el siglo XXI, es una lectura recomendable por ser amena, interesante y constructiva, que servirá de guía tanto para quienes se inician en la aventura de la comunicación y la información en el entorno hospitalario y la salud, como para profesionales y periodistas que ya cuentan con experiencia en este sector.

Sobre estos autores y el ámbito de la comunicación, www.fragua.es

 


Deja un comentario

Periodistas e investigadores cada vez más cerca: Ciencia en otro lenguaje.

Los investigadores están de enhorabuena. Desde la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i) junto a la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT)  llega una práctica herramienta con la que los científicos podrán acercarse al mundo de la comunicación y así divulgar sus proyectos y resultados a un público más amplio.  

Ciencia en otro lenguaje. Redacción informativa y acercamiento a la divulgación 2.0, es el título de esta guía orientativa que a lo largo de 38 páginas detalla cómo debe ser la aproximación de los investigadores hacia los medios de comunicación tradicionales, los nuevos soportes y formatos digitales nacidos bajo el desarrollo de internet, los blogs y las redes sociales como canales de participación.

El principio de esta relación se fundamenta en el entendimiento entre ambas partes, ya que sin ella y sin una actitud de respeto profesional no se podrán superar los diferentes lenguajes empleados en cada ámbito, impidiendo, además, que una información valiosa llegue a la sociedad.

 El documento, que puede descargarse en el siguiente enlace (http://comcired.fecyt.es/_layouts/custompagesfecyt/customviewlist.aspx?ListName=Recursos&IdItem=63), ofrece una serie de claves para preparar artículos y noticias con ‘gancho’ informativo sin perder un ápice de credibilidad científica.

No obstante, esta guía recomienda al investigador que trabaje en alguna institución generadora de conocimiento ponerse en contacto con el gabinete de prensa y comunicación de su entidad. No habrá un profesional más adecuado, próximo y conocedor del funcionamiento de la institución y de los medios de comunicación de su entorno para  asesorarle a la hora de difundir un mensaje.


Deja un comentario

El cáncer en los medios de comunicación. Todos juntos es posible.

El cáncer es una de las enfermedades que más páginas y minutos ocupa en prensa, radio, televisión -sería interesante estudiar qué impacto tiene en redes sociales- y no es de extrañar si tenemos en cuenta alguno de estos datos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) detalla que esta patología fue la responsable del fallecimiento de 7’6 millones de personas en todo el mundo durante 2008, casi un 13% del total, convirtiéndose en una de las principales causas de muerte a escala planetaria y por tanto, en asunto de vital importancia desde el ámbito de la salud pública.

Sabiendo que un 30% de las muertes por cáncer se deben a factores de riesgo externos que podrían controlarse (sobrepeso, dieta poco saludable sin frutas ni verduras, poco o nulo ejercicio físico, consumo de tabaco y alcohol), todas las instituciones involucradas directa e indirectamente con esta enfermedad iniciaron hace años una campaña de mensajes en positivo, cuyo principal valor reside en la prevención, la detección precoz y la esperanza de sobrevivirla, y si no fuese así, al menos de afrontarla dignamente con cuidados paliativos.   De hecho, hoy 4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer 2012, el lema lanzado desde la OMS es ‘Juntos es posible’.

No cabe ningún tipo de duda de que los medios de comunicación somos corresponsables en la difusión de estas premisas y por tanto, debemos  hacerlo desde el rigor científico: 

  • Cerrando el paso a teorías milagrosas y falsas creencias para así desmontar mitos
  • Evitando titulares inciertos y/o confusos con datos erróneos
  • No generando en los encabezamientos o en las presentaciones falsas expectativas; tampoco frivolizar ni restar importancia.
  • Promoviendo el conocimiento social de la enfermedad (y de la salud) acercándonos al paciente, a la sociedad en general y a los expertos, empleando de manera correcta las fuentes de información
  • Aclarando el lenguaje científico-técnico con el fin de hacerlo comprensible y asimilable para todos.
  • Prescindiendo del eufemismo: llamar a la enfermedad por su nombre, cáncer.
  • Convirtiendo nuestro trabajo en una herramienta educativa más para la sociedad, informando sin alarmar pero desde una perspectiva crítica.

En este sentido, es recomendable la lectura de la guía de estilo elaborada por Pfizer para periodistas que deben familiarizarse con el cáncer y su abordaje lingüístico.  (https://www.pfizer.es/actualidad/Recursos/Guia_estilo_enfermedades/guia_estilo_salud_medios_comunicacion_cancer.html

Informar en positivo. Un ejemplo: la Unidad de Linfedema del HUNSC

Incidiendo en este último punto, en los medios de comunicación como plataforma divulgativa para profundizar en el conocimiento del cáncer y de sus actores principales, quiero mostrarles un ejemplo de cómo una noticia, con el enfoque adecuado y un cuidado tratamiento periodístico, es capaz de informar y educar en torno al cáncer sin obviar la realidad de esta patología.

Existen piezas y artículos muy buenos que podemos encontrar a diario, pero hoy me parece un buen día para mostrarles -por proximidad y porque se sale de la tónica habitual de la información estadística- el trabajo que realizan los profesionales de la Unidad de Linfedema del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria (HUNSC), en Tenerife. En 2011 cumplieron doce años trabajando para y por los pacientes, en su mayoría mujeres, que se han sometido a cirugía de cáncer de mama (mastectomía)  o cáncer de piel (melanoma) y requieren de asesoramiento, cuidados y rehabilitación individualizados, atendiendo además a usuarios que acuden diariamente de forma ambulatoria para controlar su linfedema.

Mª Carmen Negro y Julia Expósito son las fisioterapeutas de esta unidad y entre sus objetivos destacan aconsejar sobre la prevención del edema de acuerdo a la particularidad de cada paciente  desde una “perspectiva profesional, rigurosa y científica para luchar contra el desconcierto, el estrés y la ansiedad que supone enfrentarse a un cáncer de mama y sus efectos secundarios”.

Esta información, que podría pasar desapercibida, fue muy bien acogida en prensa, radio y televisión. Los periódicos regionales y las agencias de noticias,  así como Antena 3 Canarias (http://www.youtube.com/watch?v=phB_tsoSNUY), RNE (http://www.rtve.es/a/1196028), Cadena COPE, Cadena SER y Canarias Radio,  se interesaron por el trabajo de estas profesionales y difundieron en sus respectivos programas una de las tantas caras que muestra el cáncer.  


BIBLIOGRAFÍA 



Deja un comentario

Comunicando en salud. Novedades editoriales

Aprovechando que el verano nos permite disfrutar más del tiempo que durante el año no tenemos, les recomiendo dos nuevos libros para quienes trabajan en el ámbito de la comunicación sanitaria, científica y hospitalaria.

No todos los días aparecen publicaciones relacionadas, precisamente con éste último apartado, sobre todo si hace referencia a la visión, métodos e ideas que orienten sobre cómo llevar una adecuada línea de comunicación en los hospitales como centros generadores de conocimiento.

Editorial Fragua, especializada en temas de comunicación, ha sacado a la luz Comunicación de la salud: una aproximación multidisciplinar, coordinada por Pablo Medina Aguerrebere y Antonio González Pacanowski. Se trata de un volumen de 224 páginas que analiza los cambios que se han experimentado en la comunicación de la salud con la llegada de nuevos canales como Internet y en el que se analiza desde la comunicación institucional de la ciencia biomédica, pasando por la divulgación y la difusión en la prensa, la identidad corporativa en organizaciones de salud…

Y si en vacaciones tienen un rato para la lectura de otro segundo libro, pueden echar un vistazo a Organización de la comunicación interna en hospitales, una publicación másespecífica que  aborda el desarrollo de la comunicación institucional en el ámbito hospitalario y también coordinada por Pablo Medina Aguerrebere.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.321 seguidores